blector

reflexiones de un lector anónimo

A lo mejor me lo merezco

EstudiarHace unos días se presentaba en el Círculo de Bellas Artes de Madrid el último disco de Alejandro Sanz. Fiel a su imagen de eterno adolescente, congregó a cientos de fans que aguardaron la llegada de su ídolo el tiempo que hizo falta, inasequibles al desaliento.

Una presentación de un libro (y digo una presentación, no uno de esos circos mediáticos para lanzar la última ruiz-zafonería del año) apenas hubiera congregado a los cuatro asiduos de rigor: critiquillos, escritores y editores que van de sarao en sarao, saludándose efusivamente como si no se viesen desde hace años.

¿Que de qué va todo esto? Pues de que la cultura es engañosa. Engañosa por fraudulenta, por lo falsa que algunos consiguen que sea. La cultura no es esfuerzo, no es estudio, no es sabiduría, no es encierro, no es sacrificio, no es placer, no es dedicación. No. Ya no.

Hoy por hoy la cultura es otra cosa. Una especia de puta explotada por muchos proxenetas, los cuales se aprovechan de ella económicamente, pero no la miran con deseo. La cultura se reduce a atraer público, a congregar a ‘nombre propios’ (sea lo que sea eso), a cuadrar cuentas, a generar ingresos, a lanzar a la fama a un ejecutante que pergeña bodrios…

La cultura ya no es cultura porque la cultura siempre ha sido universal, pero hoy ya no es así. Unos cuantos se han arrogado el derecho de decidir sobre el resto qué es y qué no es cultural; otros cuantos, bajo el disfraz de subversivos, sólo pretenden usurpar el lugar a los primeros; y la gran masa aborregada que constituimos el grueso de la población tragamos con lo que unos y otros nos echen. Eso es cultura. Arrugar la nariz y engullir. Aunque sea mierda.

13 noviembre 2006 Posted by | Cultura, Libros | 2 comentarios